La posibilidad de una isla

La posibilidad de una isla

Sinopsis

Daniel 25 vive aislado en una cámara subterránea. Su única compañía es el silencio y su único contacto con el exterior, unas imágenes vía satélite que le muestran cómo el mundo ha sido devastado por las grandes epidemias, el cambio climático, los conflictos nucleares y las guerras étnicas. Él es un experimento. Ha sido creado por clonación a imagen y semejanza de Daniel 1, el gurú de una secta que se sacrificó por conseguir la inmortalidad humana en la Tierra. Pero ¿de qué le sirve si está solo?

El escritor francés Michel Houellebecq es famoso por sus novelas, entre ellas la cinematográfica "Las partículas elementales", pero también tiene experiencia en el campo del guión y la dirección de cortometrajes. Uniendo todo eso, y decidido a dar otra interpretación a su narrativa, Houellebecq se convierte en cineasta con la adaptación de uno de sus libros más aclamados y controvertidos: "La posibilidad de una isla". Publicado en 2005, la historia nos lleva a un nuevo milenio, donde las guerras y las catástrofes han acabado con todo, menos con un ser creado expresamente para sobrevivir.

Ese ser tiene el rostro del actor Benoît Magimel, un habitual del cine galo con títulos como "Una chica cortada en dos", "Héroes del cielo" o "Los jardines de la memoria". Su partenaire femenina es la enigmática Ramata Koite, que hace su debut en un gran papel, aunque también destacan las intervenciones de Patrick Bauchau (La habitación del pánico) y el español Jordi Dauder (Camino). Las sectas, muy criticadas por el autor, y la música, de gran expresividad, se convierten en dos personajes más.