Séraphine

Séraphine - Cartel
Título V.O.:
Séraphine
Año de producción:
2008
Distribuidora:
Golem
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
8 de mayo de 2009
Director:
Martin Provost
Guión:
Martin Provost, Marc Abdelnour
Música:
Michael Galasso
Fotografía:
Ludo Troch
Intérpretes:
Yolande Moreau (Séraphine), Ulrich Tukur (Wilhem Uhde), Geneviéve Mnich (Sra. Duphot), Anne Bennent (Anne Marie), Nico Rogner (Helmut Kolle), Adélaïde Leroux (Minouche), Serge Larivière (Duval), Françoise Lebrun (madre superiora)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Séraphine Louis, una mujer con talento para la pintura, se gana la vida limpiando casas, entre ellas la del marchante alemán Wilhelm Uhde. Él es un hombre fascinado por el arte, por eso, cuando descubre uno de los cuadros de Séraphine, decide convertirse en su mentor. El estallido de la I Guerra Mundial obliga a Uhde a abandonar Francia, pero su protegida continúa pintando. Años después, en una exposición de aficionados, el marchante se encuentra con unos lienzos que le resultan muy familiares.

La edición 2009 de los premios César coronó a una película como gran triunfadora. "Séraphine", un drama dirigido y co-escrito por Martin Provost (El vientre de Juliette), se llevó siete galardones, entre ellos los de mejor película, mejor guión original y mejor actriz (Yolande Moreau). La cinta gala sigue la biografía de Séraphine Louis (1864-1934), una pintora autodidacta con una gran chispa creativa, desde su descubrimiento por parte del marchante germano Wilhelm Uhde, hasta su progresiva locura, pasando por los años de guerra y sus penurias económicas. El propio cineasta reconoce que conoció la historia por casualidad, pero se decidió a rodarla por sus enormes posibilidades cinematográficas.

La ganadora del César Yolande Moreau (Amélie) da vida a la artista en uno de sus papeles más complejos, ya que Séraphine tuvo que soportar las humillaciones, la soledad y, al final de su vida, los trastornos psiquiátricos. Por su parte, Ulrich Tukur pone rostro a Wilhelm Uhde después de intervenir en la oscarizada "La vida de los otros". Destaca la presencia de Anne Bennent y Geneviève Mnich (No estoy hecho para ser amado).

Crítica

En una era de biopics pictóricos de saldo, que si "Modigliani" por aquí que si "Klimt" por allá, "Seraphine" pone tierra de por medio huyendo como de la peste del retrato informativo lineal, de la biografía enciclopédica y hagiográfica con tics telefílmicos buceando con sensibilidad infinita en la psicología torturada de una artista devorada por el calibre monstruoso de su propio talento. Martin Provost toma el soberbio "Van Gogh" de Pialat como norte y referente eludiendo los perfiles de brocha gorda, alimentando su historia de conmovedores destellos de humanidad, pausando la narración y esquivando las prisas del retrato extensivo y exhaustivo.

"Seraphine" es una tragedia antes que un biopic. La dolorosa toma de conciencia de una artista espontánea víctima de su propia exacerbada sensibilidad, las raíces místicas y lunáticas de la creación artística. Un retrato lúcido de emotividad desbordante acerca de la inestable frontera que separa la la locura del genio de la cordura del loco. Y es que "Seraphine" nos niega los porqués históricos del personaje para centrarse sin interferencias en perfilar con la profundidad debida la psicología del personaje. Emerge así la pintora extraída del peligroso molde del arquetipo como una presencia entrañable asediada por contradicciones transparentes a ojos del espectador. Provost apuesta por una película de personajes, limitándose a construir la cadencia del relato en una inercia adecuada, sin precipitar emociones y sentimientos, permitiendo paciente que surjan naturalmente de lo mínimo de la elaborada construcción de los perfiles protagónicos. El resultado es una película de conmovedor y ejemplar equilibrio entre lo poético y lo trágico, que se crece extraordinariamente al confiarse al talento desatado de una actriz superlativa, Yolande Moreau, autora de una composición memorable, derrochando humanidad, desarraigo y desazón desde lo más profundo de su alma, en un ejercicio de gráfica contención absolutamente memorable.

Provost encuentra así una compañera de viaje generosa que acierta a interpretar exactamente la clase de retrato que su director proyecta fijando la atención serenamente en los detalles. Ninguno de los César conquistados, siete, incluidos los de mejor película, director y actriz, le vienen grandes. "Seraphine" es una de las mejores películas francesas exhibidas en España en el último año. Una cita ineludible, en suma, con el buen cine.

Últimas películas del director Martin Provost
Últimas películas del género Drama