Vamos a la luna

Sinopsis

Estados Unidos, 1969. El Apolo 11 va a despegar desde Cabo Cañaveral. No muy lejos de allí, una joven mosca llamada Nat sueña con ser un gran aventurero como su abuelo y convence a sus dos mejores amigos, I.Q. y Scooter, para colarse en la misión lunar del Apolo. Escondidos en los cascos de Armstrong, Aldrin y Collins, los insectos astronautas consiguen saludar a sus familias por televisión. El espacio les depara mil y una aventuras, pero en la Tierra las moscas rusas traman un plan de boicot.

El futuro de la animación es el 3D y cada vez son más las producciones que se dejan seducir por esta tecnología. El último ejemplo es "Vamos a la luna", una aventura animada para toda la familia que combina el humor, la acción y la magia del espacio. Llegada desde Bélgica de manos de la factoría nWave Pictures, ha sido dirigida por Ben Stassen, responsable de otros títulos tridimensionales ya estrenados en España como "Castillo encantado". La película hace un guiño a uno de los acontecimientos más importantes de la historia, la llegada del hombre a la Luna, y lo hace a través de los ojos de tres moscas que deciden colarse en la misión.

Los personajes, todos ellos muy originales y coloristas,se mueven en entornos realistas y reconocibles para el gran público. Su incursión en una aventura espacial responde al deseo de sus creadores por, primero, divertir a los niños, y segundo, hacerles partícipes de un acontecimiento histórico. En la versión americana, destaca el cameo vocal del astronauta Buzz Aldrin, que presta su voz a su alter ego animado. No falta la mirada irónica a la Guerra Fría: las moscas rusas traman un plan para que las estadounidenses no consigan su objetivo.