Malditos bastardos

Malditos bastardos

Sinopsis

Durante la II Guerra Mundial, el teniente Aldo Raine planea asesinar a líderes nazis para provocar la caída del Tercer Reich. Los hombres de Raine, un grupo de soldados judíos, son conocidos por el enemigo como "los bastardos" y están dispuestos a todo con tal de lograr su objetivo. No están solos: la actriz alemana Bridget von Hammersmark trabaja como agente secreta de los aliados y Shosanna Dreyfus, la dueña de un cine marcada por la ejecución de su familia, también busca su propia venganza.

Quentin Tarantino regresa con "Malditos bastardos", una película bélica que, a pesar de centrarse en la II Guerra Mundial, reinventa la historia a su manera. La idea lleva fraguándose una década, pensando en la posibilidad de convertirla en una novela o una miniserie, pero finalmente Tarantino decidió expresarse donde mejor sabe. El director de "Pulp fiction" y "Kill Bill" se inspiró en un título de los 70, la italiana "Quel maledetto treno blindato", traducida al inglés como "Inglorious Bastards". Sin embargo, no estamos ante un remake, sino ante una amalgama de géneros que tiene pinceladas de cine épico de guerra, de espagueti western, de aventuras, de folletín clásico e, incluso, de fábula. Todo ello con efectos realistas y la particular forma que tiene Tarantino de concebir la violencia.

La nacionalidad de los personajes coincide con la de los actores que los interpretan. Brad Pitt (El curioso caso de Benjamin Button) da vida al cabecilla de la trampa contra los nazis, mientras que Christoph Waltz es un implacable coronel del Tercer Reich. Entre las féminas destacan Diane Kruger (Adiós Bafana) y Mélanie Laurent (Days of Glory). Además, están Eli Roth (Death Proof), el español de raíces alemanas Daniel Brühl (Salvador) y Martin Wuttke, encargado de interpretar a un caracterizado Hitler. "Malditos bastardos" fue presentada en Cannes, ganandoel premio al mejor actor para Christoph Waltz.