Fuga de cerebros

Sinopsis

Emilio, un joven tímido y poco estudioso, ama en secreto a Natalia, la chica más guapa y lista de su clase, pero cuando por fin decide lanzarse, a Natalia le conceden una beca en Oxford. Los fieles amigos de Emilio, marginados en el instituto por su fama de descerebrados, están dispuestos a ayudar a su colega, así que falsifican sus expedientes para poder viajar a Inglaterra. Toda la pandilla cambiará su humilde barrio por el prestigioso campus donde, pese a provocar el caos, se harán adultos.

Las películas españolas protagonizadas por jóvenes actores de la televisión parecen estar de moda. Si primero fue la exitosa "Mentiras y gordas", ahora le toca el turno a "Fuga de cerebros", una disparatada historia sobre el amor, la juventud y la fidelidad a los "colegas". Concebida al estilo de las famosas comedias adolescentes del cine norteamericano (pero con detalles de la España más cañí), la película ha sido dirigida por un debutante, Fernando González Molina, realizador de algunos de los capítulos de "Los hombres de Paco".

Un pasado que se nota a la hora de elegir a los actores ya que Mario Casas, el protagonista masculino, se ha dado a conocer en la serie policial. Su amor en la ficción, la guapa Amaia Salamanca, se ha convertido también en una de las actrices del momento gracias a la archifamosa "Sin tetas no hay paraíso". La peculiar pandilla del protagonista está formada por un ciego que no quiere ser tratado como tal (Alberto Amarilla, "El camino de los ingleses"), un desastroso líder intelectual (Pablo Penedo), un heavy en silla de ruedas (Gorka Lasaosa, "Yo soy la Juani") y un gitano que trapichea (Canco Rodríguez, "Aída"). Entre los secundarios, nombres ilustres como Antonio Resines, Loles León o José Luis Gil.