Ponyo en el acantilado

Ponyo en el acantilado

Sinopsis

Sosuke es un niño que vive en un acantilado frente al mar. Un día, mientras juega en la playa, encuentra a una pececita de colores atascada en un tarro que dice llamarse Ponyo. Sosuke la rescata y promete protegerla, pero el padre de Ponyo, un hechicero antes humano que vive en las profundidades del océano, obliga a su hija a regresar. Cuando Ponyo decide que quiere convertirse en una niña y huye junto a su amigo, las aguas del mar se sublevan, dejando sumergido el pueblecito del pequeño Sosuke.

Presentada en el pasado Festival de Venecia, "Ponyo en el acantilado" es una aventura de amistad y fantasía para toda la familia. Su responsable está considerado el mejor director japonés de animación de la historia, y no es de extrañar, ya que Hayao Miyazaki ha sacado de su chistera títulos como "La princesa Mononoke", "El castillo ambulante" o "El viaje de Chihiro", ganadora de un Oscar y un Oso de Oro en Berlín. En esta ocasión nos ofrece su mágica versión del cuento de "La sirenita", con una gran presencia de la naturaleza y valores como la solidaridad y la responsabilidad.

Ponyo, Sosuke y el resto de personajes han sido creados con una imaginación desbordante. La madre de Sosuke trabaja en una residencia de ancianos con vistas al mar y su padre es un capitán de barco que intercambia mensajes en morse con su hijo. Por su parte, los progenitores de Ponyo lindan más con el plano fantástico: él es un hechicero que odia a los humanos por su falta de respeto al océano y ella una bella diosa marina. Aunque la película ha utilizado técnicas informatizadas, la estética recuerda a las acuarelas, tanto en los paisajes del pueblo como en las profundidades marinas.