Transsiberian

Transsiberian - Cartel
Título V.O.:
Transsiberian
Año de producción:
2008
Distribuidora:
Filmax
Género:
Thriller
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
24 de octubre de 2008
Director:
Brad Anderson
Guión:
Brad Anderson, Will Conroy
Música:
Alfonso de Vilallonga
Fotografía:
Xavi Giménez
Intérpretes:
Eduardo Noriega (Carlos), Emily Mortimer (Jessie), Woody Harrelson (Roy), Ben Kingsley (Ilya Grinko), Thomas Kretschmann (Myassa), Etienne Chicot, Kate Mara (Abby), Colin Stinton (oficial de la embajada), Mac McDonald (ministro)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Tras visitar Pekín, Roy y Jessie deciden viajar a Moscú en el mítico Transiberiano. Lo que en principio iba a ser una experiencia inolvidable, se complica al ver la gente tan extraña que viaja en ese tren, una línea habitual para contrabandistas de droga y agentes de policía especializados en narcotráfico. Roy y Jessie entablan amistad con otra pareja, Carlos y Abby, pero cuando Roy desaparece en una de las paradas, Jessie se da cuenta de que sus compañeros de viaje tienen mucho que ocultar.

"Transsiberian" es un thriller de estilo hitchcockiano que se desarrolla en un marco de ensueño, el mítico tren -aunque ya lejos de su esplendor- que atraviesa Rusia. La película ha sido dirigida y co-escrita por Brad Anderson, un autor con estilo propio que ha dejado pinceladas de su buen hacer en títulos como "Próxima parada Wonderland" o "El maquinista". En este caso, ha apostado por una historia de corte independiente, pero con reparto de lujo, que le ha valido su estancia en festivales tan prestigiosos como Berlín o Sundance.

Los actores provienen de distintas partes del mundo. Woody Harrelson regresa al cine oscuro después de estar a las órdenes de los Coen en "No es país para viejos". Le acompaña nuestro Eduardo Noriega, con una proyección cada vez más internacional a juzgar por su papel de "En el punto de mira". La británica Emily Mortimer (Match Point) y la neoyorquina Kate Mara (Shooter) completan el reparto principal, aunque también interviene el veterano Ben Kingsley (Elegy).

Crítica

Brad Anderson estudió ruso en la Universidad. Sin embargo, y pese a ser un buen conocedor de la cultura del ex imperio soviético, su inmersión en el transiberiano y alrededores viene determinada por la mirada de un turista norteamericano que trabaja los arquetipos con los prejuicios de antaño. Los rusos, los de la película digo, son malos, ladinos y peligrosos. Los viajeros norteamericanos, ingenuos ciudadanos de buena fe procedentes del paraíso en la tierra de la democracia y las buenas costumbres, sobrepasados por los acontecimientos en un entorno hostil y fantasmagórico. Y hasta ahí las pegas que cabe arrojar sobre este excelente thriller de matriz hitchkockiana de pasillos de tren que carga el diablo, como los de "Extraños en un tren" o "Con la muerte en los talones", entre otras.

Anderson, con que ya sobran presentaciones y referencias después de las muy estimables "Session 9" y, sobre todo, la asfixiante "El maquinista" se descuelga con un libreto de vieja escuela, trabajadísimo y trufado de trampas y puertas falsas que engancha desde el minuto uno transportando al espectador en apnea a través de los gélidos pasajes del extremo oriente ruso a velocidad punta hacia la detonación de un desenlace-fin de fiesta a la altura de la excelencia desglosada en la arquitectura narrativa de los dos ejemplares primeros actos de la intriga. "Transsiberian" no da tregua, no le sobran minutos ni golpes de escena rocambolescos. Anderson no los necesita, su oficio en la construcción del suspense en el del artesano noble que gestiona los resortes de la intriga con endiablada precisión. Impecable por sencillo sustrato dramático detrás de la psicología de los personajes, que entran y salen de escena siempre en el momento oportuno al compás irreprochable de los adictivos nudos de la trama mientras Anderson lía la madeja a bordo del puñetero tren con la destreza del escritor-realizador que maneja los tiempos del relato como Pedro por su casa.

"Transsiberian" es cine de género casi ejemplar que se significa, y eso es un milagro en estos tiempos que corren, por una escritura precisa y tan ágil como condenadamente intrincada. Hay más, Anderson no es sólo un soberbio guionista, la tensión fluye cortando el aire con asombrosa continuidad y el crescendo arrolla sin hacer prisioneros pautado por la excelente prestación colectiva de un reparto en el que se distinguen con nota muy alta Emily Mortimer y Ben Kingsley, que añade otra muesca a su memorable galeríade ciudadanos del mundo de psique torturada (indios, iraníes, polacos, rusos...). Ambos pilotan la cinta con la consabida solvencia mientras Anderson se revela contra la levedad eléctrica de una trama de por sí explosiva. Al final "Transsiberian" se destapa como un diabólico laberinto de mentiras en clave de thriller, una fábula de alto voltaje sobre la natural inclinación de ellos y ellas al engaño, al embuste que desencadena otros embustes, para garantizar la supervivencia ante la credulidad, fácil o difícil, de extraños y seres queridos. Poco o nada más se puede pedir a un producto de este perfil. En cuatro palabras: una muy grata sorpresa.

Últimas películas del director Brad Anderson
Últimas películas del género Thriller