Camino

Sinopsis

A sus once años, Camino pasa sus últimos momentos en la habitación de un hospital. Sus familiares y amigos la acompañan en este difícil trance, pero también un gran número de sanitarios y sacerdotes, sorprendidos ante la especial dulzura que destila la niña. Cuando el final es inevitable, la serenidad y la felicidad parecen instalarse en la sala, como si de un fenómeno sobrenatural se tratara. La pequeña Camino está a punto de descubrir dos sensaciones nuevas para ella: enamorarse y morir.

Javier Fesser ha llevado con mucho secretismo el que es su tercer proyecto cinematográfico después de "El milagro de P. Tinto" y "La gran aventura de Mortadelo y Filemón". "Camino" le sirve para cambiar totalmente de registro y para embarcarse en solitario hacia la escritura de un guión complejo y lleno de sentimientos. La película está basada en la historia real de una niña muy religiosa que actualmente está en proceso de canonización. La investigación de Fesser se topó con tantos puntos de vista y emociones, que no puedo hacer otra cosa que rodar sobre el amor y la paz, pero también sobre el miedo y el dolor. En cuanto a los asuntos más polémicos del filme (véase el duro retrato del Opus Dei) el director lo tiene claro: que sea el espectador el que decida.

La jovencísima Nerea Camacho es el rostro y el alma de "Camino", en un papel que ha sorprendido a propios extraños. A su lado están Carmen Elías, que ha participado en títulos como "Los aires difíciles" o "El hombre de arena", y Mariano Venancio, el caricaturesco "Súper" de "Mortadelo y Filemón". También destaca la presencia de Manuela Vellés, descubierta por Julio Médem en "Caótica Ana".