Escondidos en Brujas

Escondidos en Brujas

Sinopsis

Ray y Ken son dos asesinos a sueldo que tras un trabajo complicado en Londres, son enviados a descansar a Brujas por su jefe. En esta ciudad, como sacada de un cuento de hadas, se hacen pasar por turistas. Pero mientras Ray no consigue olvidar las brutales imágenes de su último trabajo, Ken descubre el efecto positivo que tiene el lugar en su mente y alma. Cuando llega la llamada del jefe para conocer el siguiente movimiento, sus vacaciones se van a convertir en una lucha por su supervivencia.

"Escondidos en Brujas" es el primer largometraje del dramaturgo inglés, de padres irlandeses, Martin McDonagh, que ha sido nominado a dos premios Olivier y a cuatro Tony por otras obras suyas. En 2006 consiguió el Oscar al Mejor Corto por "Six Shooter", protagonizado por Brendan Gleeson. Esta comedia negra, muy directa y con mucho suspense, tomó forma cuando McDonagh pasó un fin de semana en Brujas, la ciudad medieval mejor conservada de Bélgica, que se convierte por derecho propio, en un personaje más, eso sí, fascinante como pocos.

Además de un guión inteligente y unos diálogos muy rápidos, una baza muy importante de esta cinta son sus actores. Dando vida a los dos asesinos a sueldo, nos encontramos a dos de los mejores actores irlandeses del momento y que en la pantalla mantienen una relación tipo padre-hijo: Colin Farrel (Tigerland, Última llamada) y Brendan Gleeson (El reino de los cielos, Beowulf). El tercero en discordia, y jefe de los dos, es el británico Ralph Fiennes (El paciente inglés, La lista de Schindler).