Óscar. Una pasión surrealista

Óscar. Una pasión surrealista

Sinopsis

Ana es una abogada a la que le diagnostican una enfermedad terminal. Desesperada por orientar su vida, recibe la visita de dos expertos en arte, que creen que Ana cuenta, entre su patrimonio, con un valioso cuadro del pintor surrealista Óscar Domínguez. Se trata de la última obra de un artista que vivió entre la pasión y los excesos antes de suicidarse, acomplejado por su terrible elefantiasis. Como última ilusión, Ana inicia la búsqueda del cuadro con la ayuda de su amiga Eva y su novio Román.

"Óscar. Una pasión surrealista" supone el debut como director, guionista y productor de Lucas Fernández. La película saca del olvido a Óscar Domínguez, un pintor nacido en Tenerife y afincado en Francia, que cultivó el surrealismo a principios del siglo XX, combinando el arte con una agitada vida personal. La tragedia del pintor, que se suicidó en 1954 por la enfermedad de elefantiasis que sufría, le sirve al cineasta para hablar de la locura, la pasión y la muerte. Para ello, hace una narración de dos vidas paralelas: la de Óscar en París a principios de siglo (a través de un flasback) y la de Ana en el Madrid actual (marcada por el drama personal).

En un reparto muy potente destaca la figura de Victoria Abril, volcada en su carrera musical en Francia desde "El camino de los ingleses" y "Tirante el Blanco". El encargado de dar vida al artista es Joaquim de Almeida (El corazón de la tierra). Como secundarios de lujo, Emma Suárez, que vuelve al cine tras el éxito de "Bajo las estrellas", y Jorge Perugorría (Barrio Cuba). También intervienen, Jack Taylor (Los fantasmas de Goya), Toni Cantó (Todo sobre mi madre) y Kira Miró (Quiéreme).