La criatura perfecta

La criatura perfecta

Sinopsis

Hace 300 años, un alquimista descubrió los secretos de la genética, desencadenando peligrosas enfermedades. No fue la única consecuencia: de los experimentos surgió una raza mutante llamada "Hermanos". Los "Hermanos" son seres superiores encargados de salvaguardar la genética y ayudar a controlar los virus, pero a cambio piden pacíficamente a la humanidad su sangre. Cuando uno de estos vampiros modernos caza a un hombre, "Hermanos" y humanos deberán unir sus fuerzas para reestablecer la armonía.

"La criatura perfecta" es un filme de ciencia ficción "made in" Nueva Zelanda. El cineasta Glenn Standring es un amante del cine fantástico que ha probado suerte en el género con "The Irrefutable Truth About Demons", pero ha sido su última película la que le ha abierto las puertas de la taquilla internacional. Para el guión se ha basado en una antigua creencia según la cual un alquimista había descubierto, allá por el siglo XV, una raza de bebes que mamaban sangre y no leche. Incluso se cuenta que se llegó a crear una iglesia en torno a estas criaturas que se denominó la "Hermandad". Sin embargo, Standring no quiere que su película sea tachada como un simple thriller de terror, también hay acción, efectos especiales y una historia de amor.

Los protagonistas son Dougray Scott, al que vimos recientemente en "Hitman", y Saffron Burrows, una actriz inglesa cuyo rostro nos empieza a sonar gracias a la serie "Boston Legal" y los dramas "Klimt" y "En algún lugar de la memoria". El malo de turno es Leo Gregory (Stoned).