Ratatouille

Ratatouille - Cartel
Título V.O.:
Ratatouille
Año de producción:
2007
Distribuidora:
Buena Vista Internacional
Género:
Animación
Clasificación:
Todos los públicos
Estreno:
3 de agosto de 2007
Director:
Brad Bird
Guión:
Brad Bird
Intérpretes:
Ian Holm (Skinner), Peter O´Toole (Anton Ego), Janeane Garofalo (Colette), James Remar (Larousse), Brian Dennehy (Django), Will Arnett (Horst), Brad Garrett (Auguste Gusteau), Patton Oswalt (Remy), Lou Romano (Linguini), Julius Callahan (Lalo/François)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Remy es una rata con un olfato especial que siempre ha soñado con ser un chef de alta cocina. El destino le lleva a una alcantarilla de París debajo del restaurante de su ídolo Auguste Gusteau, cuyo lema es "todo el mundo puede cocinar". A pesar de su alegría, pronto se da cuenta de que los fogones no son el lugar más indicado para una rata. Cuando cree que todo está perdido, Remy conoce a Linguini, un tímido pinche que se va a convertir en su socio y fiel amigo. Juntos revolucionarán la ciudad. "Ratatouille" (pronunciado Ra - ta - tui) es la última apuesta de animación de la factoría Pixar, la primera tras la unión con Walt Disney Productions. Pixar fue la precursora en los 90 de una nueva forma de hacer dibujos animados, no sólo por el uso de la tecnología digital, sino también por la creación de tramas más complejas destinadas a un público no tan infantil. Después del éxito de "Toy Story", "Monstruos S.A.", "Buscando a Nemo" y "Los increíbles", los dibujantes de Pixar crearon el veranopasado "Cars". "Ratatouille" comparte con sus predecesoras algunos elementos marca de la casa como la exaltación de la amistad, la aventura y la creación de un mundo mágico (un sensacional París) en torno a unos personajes con problemas reales. La película ha sido escrita y dirigida por Brad Bird, director de "Los increíbles". El reto era convertir a una rata en una criatura adorable y diseñar los detalles de un restaurante parisino. El resultado es un derroche creativo de telas, utensilios y platos exquisitos, algunos de ellos sacados de la carta de "ElBulli", de Ferrán Adriá. El propio Adriá ha participado en el doblaje al castellano como personaje y como asesor de los términos culinarios.

Crítica

Pixar compite en una liga y sus competidores en otra. Lo peor de la casa es el ideal de calidad que DreamWorks, Blue Sky y compañía persiguen y nunca remotamente aciertan a emular. No hablemos ya de la crema, de las obras cumbre de Lasseter y los suyos, de sus mejores galas, "Toy Story" y "Los increíbles" son dos de las mejores películas que el cine norteamericano haya tenido a bien legar a la posteridad en las dos últimas décadas. Y en ese carro viaja también "Ratatouille", punto de encuentro de losmejores cráneos de la animación contemporánea, capitaneados por Lasseter y Brad Bird, que es además uno de los mejores cineastas estadounidenses (formatos aparte) de la contemporaneidad. Compendio de cúlmenes y terminaciones apoteósicas del cine de animación posmoderno, concentrado de máximos y puntos de inflexión representativos de los caminos que las fábulas digitales deberían soñar con recorrer, "Ratatouille" es un festival fuera borda de delicias pixeladas, un estruendoso alarde de fantasía llamado a relucir en el panteón Disney como uno de sus mejores logros animados de la historia. Diana tras diana, desde el desfile entrañable de ratas y otros (humanos) animales, rara avis es en estos tiempos el milagro del carisma, Bird imagina presencias que no se olvidan entre el subsuelo y el sobresuelo parisino componiendo una parábola entusiasmante acerca de la capacidad de superación, sobre el arte abstracto ése de ser lo que a cada cual le venga en gana ser independientemente de su identidad faunística. "Ratatouille" se degusta con caníbal voracidad, paladeando todos y cada uno de sus fotogramas abocados a un final que uno no quiere ver ni en pintura. Cine familiar de verdad, no por decreto, que tutea a los menos grandes en calidad de seres pensantes, que nunca se apunta al carro del estereotipo formal o las muletillas verbales tan irritantemente americanísimas que salpica la práctica totalidad de cintas pixeladas contemporáneas. Apología del instinto creador, de las luces exuberantes de París, sus aromas y sabores, de la alta cocina como metáfora francesísima del arte con letras grandes, la última de Pixar es un desafío imposible para los amantes de las pegas. Funciona la arrolladora personalidad, la imaginación a borbotones de una narración extasiante, funcionan las tribulaciones de alcantarilla de Remy, Emile y demás roedores que interectúan como tales ratas, asumiendo, en ese sentido, lo mejor de las enseñanzas del cine animalístico no antropomórfico de los años dorados dela Disney, funciona la caracterización ejemplar de Linguini, Gusteau, Ego, y demás vértices humanos del prodigio fabulístico, funciona, nobleza obliga, el deslumbrante diseño de interiores y exteriores, de personajes y entornos, funciona "Ratatouille" de punta a cabo, elogiando las virtudes tradicionales del cuento sin límites para la fantasía. Dos horas de diversión llamadas a perdurar como las dos horas más dichosas en una sala de cine que el curso 2007 nos brindará. Tan sencillo como que es una de las mejores películas, si no la mejor, que veremos este año en pantalla grande. Degústese con los cinco sentidos y los ojos como platos: Pixar es el cielo de la animación, que la taquilla les de lo que merece.

Últimas películas del director Brad Bird
Últimas películas del género Animación