Érase una vez... un cuento al revés

Érase una vez... un cuento al revés

Sinopsis

En el País de los Cuentos de Hadas siempre hay un final feliz porque un mago mantiene equilibrada la balanza del Bien y del Mal. Después de siglos de trabajo, el venerable anciano se ha tomado unas merecidas vacaciones y ha dejado a sus ayudantes Munk y Mambo como responsables. Debido a un despiste de ambos, la malvada madrastra de Cenicienta se hace con el poder y todo empieza a salir mal. Cenicienta (Ceni), acompañada de su amigo Rick y de un sinfín duendes y hadas, intenta recuperar el orden. "Érase una vez... un cuento al revés" es una película surgida a medio camino entre Alemania y Estados Unidos, algo que refuerza la capacidad europea para el cine de animación. Su productor es John H. Williams, que avaló el éxito de las dos primeras partes de "Shrek" y su director es Paul J. Bolger, un experto en animación que ha trabajado en títulos como "Todos los perros van al cielo". La idea del filme era crear una historia única en cuanto a tramas y personajes, pero con la esencia de los cuentos clásicos de los hermanos Grimm. Algo que se enmarca en la tendencia contemporánea de concebir la animación, con gags humorísticos y situaciones cotidianas para atraer a un público mucho más amplio que el infantil. Para la actualización de duendes, brujas y princesas se ha recurrido a la tecnología 3D. Los dobladores también contribuyen a esta modernización del cuento, contando en su versión original con las voces de Sigourney Weaver (El bosque), "la cazavampiros" Sarah Michelle Gellar y su pareja, el también actor Freddie Prinze Jr. (Scooby Doo).