El laberinto del Fauno

El laberinto del Fauno - Cartel
Título V.O.:
Pans labyrinth
Año de producción:
2006
Distribuidora:
Warner Sogefilms
Género:
Fantástica
Clasificación:
No recomendada menores de 18 años
Estreno:
11 de octubre de 2006
Director:
Guillermo del Toro
Guión:
Guillermo del Toro
Música:
Javier Navarrete
Fotografía:
Guillermo Navarro
Intérpretes:
Alex Angulo, Ariadna Gil, Maribel Verdú, Roger Casamajor, Ivana Baquero, Sergio López, Doug Jones, César Bea, Manuel Solo

Fotogramas de la película

Sinopsis

En 1944 Ofelia, una niña de 13 años, viaja junto a su madre Carmen, muy débil por su avanzado estado de gestación, a un pequeño pueblo en el que está destinado Vidal, el nuevo marido de Carmen y despiadado capitán del ejército franquista, al que Ofelia no tiene ningún aprecio. En el lugar de operaciones de Vidal conoce a Mercedes, leal sirvienta de Vidal que esconde el secreto de estar aliada con la guerrilla y al doctor, un ser bondadoso siempre atento con sus enfermos. Una noche Ofelia se encuentra con un fauno, una insólita criatura que le explica que en realidad es la princesa de un reino mágico al que sólo podrá regresar si consigue superar tres pruebas antes de la luna llena. El polifacético cineasta mexicano Guillermo del Toro (El espinazo del diablo, Mimic) dirige esta película donde la realidad y la fantasía se entremezclan para dar paso a la aventura de una niña, que vive en la posguerra española, y que resulta ser la heredera de un lugar mágico alejado de todo aquello que odia. La cinta ha sido seleccionada por la Academia de Cine de México para representar a este país en los Oscar, en la categoría de mejor película de habla no inglesa. Ariadna Gil (Alatriste, Soldados de Salamina) y Maribel Verdú (Y tu mamá también) encabezan el reparto de esta historia fantástica junto a Sergi López (La curva de la felicidad), Álex Angulo (Isi and Disi) y Doug Jones, que también participó en "Hellboy" a las órdenes de Guillermo del Toro.

Crítica

Un alarde de imaginación, una deliciosa introspección en los escurridizos límites entre la realidad aparente y la proyección legendaria, mitomaníaca, de la misma en el subconsciente. Guillermo del Toro explora las fronteras ambivalentes del las fábulas sin discernir entre la dinámica objetiva y la subjetiva, porque el milagro de El laberinto del Fauno es precisamente el oscuro semblante de las dos perspectivas, la difusa composición de sus lindes y la invasión fantasmal de los dos ámbitos. Por un lado las ensoñaciones, o no, de la pequeña Ofelia, sumergida en un universo de faunos, sapos gigantes, llaves mágicas y dinastías de leyenda, por otro las gélidas estampas de los estertores de la Guerra Civil, que no ejercen de contexto histórico, bien al contrario condensan la totalidad de señas identitarias de los cuentos: un ogro/rey malvado: el despiadado capitán del bando nacional encarnado por Sergi López; una reina y una princesa, la soñadora Ofelia y su madre, encarnada por Ariadna Gil, enclaustradas en el castillo casi a la fuerza; la doncella cómplice, Maribel Verdú, que en secreto desprecia los desmanes tiránicos del monstruo; y un grupo de valientes caballeros libertarios, los maquis, que planean asediar la fortaleza, el viejo molino, y acabar con el reinado despótico del canalla. El laberinto del Fauno no es un cuento infiltrado en una película convencional, bien al contrario es una fábula de círculos concéntricos, un delicioso y fascinante paseo a tiempo completo por la imaginería tradicional de los relatos legendarios, habitada por estereotipos morales, como mandan los cánones de la mejor narrativa fantástica, transitando más por sus sombras que por sus luces (ojo: ésta no es una película infantil), que desmenuza el traumático viaje de una niña con pájaros en la cabeza a los rigores irrespirables del mundo adulto, mientras comprueba consternada que sus ensoñaciones (o no) y la tangible cotidianeidad de su mundo son dos ramas del mismo árbol, dos mundos infestados dedemonios y descubrimientos atroces.El equilibrio entre esos dos universos paralelos y absolutamente complementarios es milagroso. Del Toro propone un irresistible tránsito por el hilo, por el interior de una crisálida narrativa cuasi-perfecta donde absolutamente nada es lo que parece, una sinfonía alucinógena dotada de una musicalidad prácticamente divina que tiene más, atención, de las regresiones infantiles de Víctor Erice, que de cualquier espectáculo mágico-mitológico de nueva generación modelo Narnia o Potter. La densidad del discurso iniciático, la hermosa y milimétrica cohesión de los dos planos narrativos reposa sobre la excelencia abrumadora de una puesta en escena salpicada de prodigios, desde la fotografía de Guillermo Navarro al formidable diseño de producción, pasando por la envolvente partitura de Javier Navarrete.Del Toro exprime el talento de sus colaboradores para cincelar un espectáculo formalmente superior, sujetado por el talento de Sergi López, una Maribel Verdú sobresaliente, y la luz expansiva que emana de los ojos de la joven Ivana Baquero, heroína atribulada de este formidable drama con ecos parabólicos que constituye, con diáfana diferencia, la mejor película de Guillermo del Toro hasta la fecha y la confirmación de que reside en él un cuentista magistral despojado del didactismo cargante de Shyamalan o el gigantismo patológico de Peter Jackson.

Últimas películas del director Guillermo del Toro
Últimas películas del género Fantástica