Tú, yo y ahora... Dupree

Tú, yo y ahora... Dupree - Cartel
Título V.O.:
You, me and Dupree
Año de producción:
2006
Distribuidora:
UIP
Género:
Comedia
Clasificación:
Pendiente por calificar
Estreno:
11 de octubre de 2006
Director:
Joe Russo, Anthony Russo
Guión:
Michael LeSieur
Música:
Rolfe Kent
Fotografía:
Charles Minsky
Intérpretes:
Matt Dillon, Owen Wilson, Kate Hudson, Michael Douglas, Amanda Detmer, Seth Rogen, Ralph Ting, Todd Stashwick, Bill Hader, Lance Armstrong

Fotogramas de la película

Sinopsis

Carl y Molly son un matrimonio recién casado que disfruta de su bonita y apacible vida hasta que aparece en sus vidas, y en su casa, Dupree, un antiguo compañero de Carl al que acaban de despedir. Al principio, Carl está encantado con su amigo mientras que Molly tiene que soportar las bromas de su nuevo invitado. Las cosas cambian cuando Carl, absorbido por su trabajo, no puede cumplir con sus obligaciones en casa y Dupree se convierte en el mejor amigo de Molly. Poco a poco todo el mundo simpatiza con el despreocupado inquilino y Carl se siente cada día más frustrado. Los hermanos Anthony y Joe Russo (Bienvenidos a Collinwood), que iniciaron su carrera juntos en 1997 como guionistas y realizadores de "Pieces", dirigen esta comedia sobre un matrimonio que acoge en su casa a un soltero empedernido al que acaban de despedir del trabajo. La película reúne a numerosos cómicos de panorama actual: Owen Wilson (De boda en boda) produce y encabeza el reparto con el papel del peculiar y caradura inquilino; leacompañan Kate Hudson, ganadora de un Globo de Oro por su trabajo en "Casi famosos", Matt Dillon (Algo pasa con Mary) actor que debutó en 2003 como director con "La ciudad de los fantasmas" y el veterano galardonado Michael Douglas (Jóvenes prodigiosos). Una comedia romántica que recuerda que todo el mundo se puede encontrar con un Dupree en su vida.

Crítica

Lo último de los hermanos Russo es una de tantas comedias de gorrón en casa ajena que llega para un par de días y luego no hay cristiano que le eche. El aprovechado en cuestión es un Owen Wilson que está lanzado y sin frenos y que presume de ser uno de los actores más rentables del panorama Hollywood muy por delante de otros con mejor caché y emolumentos. Wilson es un sólido contrapunto del gracioso de turno, bien sea Vince Vaughn, Bill Murray o Ben Stiller, harina de otro costal es cargar en exclusiva sobre los hombros con el peso de la dinamita cómica. De hecho, este destacado integrante del frat pack (que incluye en sus filas a Stiller, Vaughn, Steve Carrell, Will Ferrell y demás iconos de la comedia boba de bajo presupuesto), ha hecho camino como punto de la I de guardia dejando que sean otros los que se encarguen de coleccionar carcajadas. En Tú, yo y ahora...Dupree es el alma de la función.Esta vez es Matt Dillon el que hace de Owen Wilson como antagonista, pero el rubio intérprete texano no tiene hechura ni carisma suficiente para arrastrar presumiendo de vis cómica. Wilson es un tipo entrañable, un actor de esos que caen simpáticos sí o sí, pero sus limitados recursos cómicos no bastan para que el producto alce el vuelo, cumpla con el expediente de brindar un puñado de risas eficientes sin neuronas. Los Russo viven de los lugares comunes y confían en que el carisma de su protagonista ejerza de elemento diferenciador, pero no es el caso, por eso Tú, yo y ahora...Dupree es una comedia sin corazón ni señas de identidad, su planteamiento triangular propone apenas un puñado de enredos discretamente simpáticos, pero el conjunto no tiene la pegada exigible en un producto de estas características.El dúo de directores delegan en el buen oficio de Matt Dillon, Kate Hudson. Michael Douglas o el encanto canalla de propio Wilson, que dan vida y rostro a un puñado de roles arquetípicos, pilares de un guión con un pulso narrativo aceptable y una gestión ocasionalmente eficaz de la ternura cómica, pero no basta. Es esta una cinta con apuntes de comedia amable y respetable, mejor que otras muchas de la misma jaez romántico-intrascendente, pero tan fácilmente digerible como olvidable. Tan funcional, si lo que se busca es tirar un par de horas sin desgastar el reloj de tanto mirarlo, como absolutamente irrelevante.

Últimas películas del género Comedia