A todo gas: Tokyo Race

A todo gas: Tokyo Race

Sinopsis

En un círculo adolescente donde las carreras de coches ilegales están a la orden del día, Sean Boswell es un experto en el tema. Con un entorno y hogar infeliz usa este peligroso juego automovilístico como vía de escape a su vida desgraciada. Su conducción temeraria hace que la relación con la policía sea delicada. A esto se suma un nuevo accidente sufrido por Boswell y por el cual podría ir a la cárcel. Para evitarlo se va con su padre a Tokio, lugar donde éste ejerce como militar. Allí las carreras callejeras son una peligrosa forma de vida. Tras las dos primeras entregas de "A todo gas", llega la tercera ambientada en la capital del país nipón. El "drifting" es la forma de conducción japonesa en la que se basa el argumento de esta película. Se trata de una técnica en la que el piloto debe demostrar su control ante el volante a altas velocidades. Dirigida por Justin Lin (Better Luck Tomorrow) cuenta con Lucas Black (Jarhead) y el cantante Bow Wow (Vacaciones en familia) como los actores principales encargados de pisar a fondo el acelerador en esta cinta sobre coches tuneados, jóvenes marginales, peligro al volante, carreras callejeras, chicas sexys, descontrol, adrenalina y mucha velocidad.