Todo el bien del mundo

Todo el bien del mundo

Sinopsis

Tras veinte años sin saber nada de su marido, militante de izquierdas desaparecido por razones políticas, y haber descubierto que, en contra de lo que pensaba, sigue amnésico y vivo en un pequeño pueblo de la costa bonaerense, Leticia decide realizar un viaje junto a la hija de ambos para visitarle, recuperar su amor y ofrecerle una familia. La madre, su hija adolescente que nunca ha conocido a su padre y la pequeña hermanastra de ésta, emprenden un largo camino para encontrar lo que llevaban deseando tanto tiempo. El director argentino Alejandro Agreste (El viento se llevó lo que) es el responsable de esta película que según él mismo trata de dibujar a los argentinos y reflexiona sobre" nuestra manera de continuar resistiendo sin parar de amar y de sentir la belleza de la vida, en medio de una realidad y de un pasado que intentan destruir la esencia de nuestros sentimientos". La cinta de producción ítalo-argentina se presentó en el Festival de Cannes 2004 donde logró hacerse con el premio "Ciudad de Roma". Protagonizada por actores argentinos de gran renombre allí, Mónica Galán, Julieta Cardinali y Carlos Roffe, es una cinta sobre sentimientos escondidos y seres solitarios resignados a la vida que les marcó el destino.