No estoy hecho para ser amado

No estoy hecho para ser amado

Sinopsis

El más mínimo detalle puede transformar la vida de alguien de una manera radical.Esto es lo que le sucede al francés Jean Claude Delsart cuando decide acudir a una academia de baile, situada frente a su casa, para aprender a bailar tango. Jean Claude es un policía judicial, solitario y cansado que se acerca al medio siglo de edad y cuyo devenir diario no tiene aliciente ninguno, por esta razón, decide que se encuentra frente a la última oportunidad de construir un entramado afectivo dentro de su vida. Tras esta decisión se le presentará un dilema que, posiblemente, cambiará y marcará el resto de su vida. El director, Stéphane Brizé (Le bleu des villes) firma su segundo largometraje en el que ha tratado de presentar una situación muy concreta: esos instantes en la vida de una persona que llevan a que la fragilidad asome a los ojos, precipitándose irremediablemente y agudizando la sensibilidad y las sensaciones. El personaje de Jean Claude corre a cargo del experimentado, aunque apenas conocido en España, actor francés Patrick Chesnais (Irene). La elección del tango como motor y banda sonora de la película, Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos a la Mejor Película en San Sebastián 2005, no ha sido casual. Brizé piensa en el tango como una de las músicas más sensuales y misteriosas, un sonido que provoca sensaciones enfrentadas.