V de Vendetta

V de Vendetta - Cartel
Título V.O.:
V for Vendetta
Año de producción:
2005
Distribuidora:
Warner Brothers
Género:
Acción
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
7 de abril de 2006
Director:
James McTeigue
Guión:
Larry Wachowski, Andy Wachowski
Música:
Dario Marianelli
Fotografía:
Adrian Biddle
Intérpretes:
Natalie Portman, John Hurt, Stephen Rea, Hugo Weaving, Sinead Cusack, Stephen Fry, Roger Allam, Nicolas de Pruyssenaere

Fotogramas de la película

Sinopsis

Estamos en un futuro no muy lejano. El altruista y misterioso "V" es un hombre que vive por y para hacer la revolución y salvar a los ciudadanos de la opresión, en una Inglaterra gobernada por un régimen totalitario y fascista. Cuando "V" rescata a Evey, una chica de clase trabajadora, de una situación de vida o muerte, ésta descubrirá su propia verdad y se convertirá en una fiel aliada en los planes de su misterioso salvador. "V", conmemorando una importante fecha en la que un hombre fue ejecutado injustamente, pretende hacer saltar por los aires el Parlamento de la capital londinense e instaurar la justicia en todo el país. "V de Vendetta" es la última producción de los hermanos Wachowski (directores de la trilogía de "Matrix" y guionistas de esta película), un film con una temática cuanto menos controvertida y lejos de la línea habitual de las producciones hollywoodienses. Basada en una novela gráfica ideada en los 80 por Alan Moore y David Lloyd, la cinta está protagonizada por una NataliePortman (que se encuentra rodando en nuestro país "Los fantasmas de Goya" junto a Javier Bardem) con la cabeza rapada al cero por exigencias de guión y por el enmascarado Hugo Weaving (El señor de los Anillos). El estreno de la película, dirigida por el debutante James McTeigue, tuvo que ser retrasado hasta la fecha actual, después de los atentados del 7 de julio en Londres, por su similitud con los hechos reales.

Crítica

Poner los puntos sobre las íes con semejante énfasis, reflexionar sobre las obscenas mutaciones del poder cuando éste crece sin control ni freno, sobre la subcultura de la manipulación y la instrumentalización del miedo desde las altas esferas no es pecata minuta para un cómic (novela gráfica para ser más precisos). V de Vendetta es nitroglicerina pura, una bomba en clave pop culture que se atreve a cuestionar prácticamente todo, haciendo de la acritud bandera y a poner el grito en el cielo contra la amorfa cohesión social y el borreguismo imperante entre aquellos, los más, que no se hacen preguntas y se inclinan ante la injusticia haciendo caso omiso de cualquier síntoma de fractura comunitaria. V de Vendetta llega tan lejos que se atreve a flirtear con la filosofía del todo vale, de "el fin justifica los medios". Como David Fincher en El club de la lucha James McTeigue mira al terrorismo sin ojos censores, en un tiempo en el que todo lo que no sea apelar al blanco o al negro es delito. Y a pesar de toda esa dinamita socio-política, la cinta de McTeigue, asombroso debutante, sigue siendo un cómic a mucha honra. Adaptación de la aclamada novela gráfica homónima firmada por Alan Moore y David Lloyd, la cinta es leal a la semántica y la estética de viñeta, un formidable filme de acción y ciencia-ficción que fantasea con un Reino Unido futurista sometido al puño absolutista de un caudillo fascista que parte y reparte a sus anchas. La obra matriz se concibió en pleno apogeo del Thatcherismo, pero su vigencia es asombrosa. En un mundo que se desliza peligrosamente hacia la polarización y la proscripción de la diferencia, en que los derechos civiles son papel mojado gracias a la abrumadora propaganda psicótica y xenófoba cuyo instrumento cardinal es el terror, el escenario que plantearon Moore y Lloyd y que ahora resucitan los hermanos Wachowski, en calidad de productores y guionistas, se rebela como una distorsión parabólica de un mundo tristemente posible. Mucha tela para un producto deconsumo masivo, pretexto seguro para la ingestión ídem de palomitas. V de Vendetta es, en ese sentido, uno de los blockbuster más incendiarios y potencialmente influyentes de los últimos lustros. O lo que es lo mismo, una película llamada a tener un sitio en una potencial antología de cine moderno. Combinar entretenimiento plano y cine con conciencia es posible y he aquí la prueba. Los extremos de un lenguaje tan estridente y populista, las propias texturas alucinógenas del cómic y la sensación de que es preciso haber leído la novela original para quedarse con toda la copla, son factores negativos en la balanza. A ratos V de Vendetta es ingenua y empalagosamente barroca, territorio vedado, ingrato para agnósticos de tales sintaxis, ello a pesar de la enésima exhibición de luz y talento de la formidable Natalie Portman, la presencia más poderosa de la cinta, y la furibunda presencia de actores tan potentes como John Hurt, Stephen Rea o Stephen Fry. También en eso V de Vendetta va por libre: McTeigue no estaba por la labor de despreciar el factor humano, y ése es precisa y sorprendentemente uno de los agarraderos más sólidos de la cinta. Por todo ello y más las andanzas del justiciero V son un soplo de aire fresco para el género, por todo eso y más V de Vendetta es una película absolutamente recomendable, porque es provocadora, única en su especie y, no menos importante, porque es un pasatiempo irresistible con materia gris.

Últimas películas del director James McTeigue
Últimas películas del género Acción