7 vírgenes

7 vírgenes - Cartel
Título V.O.:
7 vírgenes
Año de producción:
2005
Distribuidora:
Alta Films
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 18 años
Estreno:
14 de octubre de 2005
Director:
Alberto Rodríguez
Guión:
Alberto Rodríguez, Rafael Cobos López
Música:
Julio De la Rosa
Fotografía:
Alex Catalán
Intérpretes:
Ana Wagener, Juan José Ballesta, Julián Villagrán, Manolo Solo, Vicente Romero, Jesús Carroza, Alba Rodríguez

Fotogramas de la película

Sinopsis

En un barrio marginal de una ciudad del sur, Tano está a punto de salir durante 48 horas del correccional en el que se encuentra. Su condena ha sido interrumpida para que pueda asistir a la boda de su hermano Santacana. Pero 48 horas de libertad dan para muchas cosas: emborracharse, drogarse, robar, amar y cualquier otra cosa que tenga prohibido en el centro de reforma. El reencuentro con su mejor amigo Richi le devuelve a la vida, pero pronto descubre que su vida, el barrio, su familia y sus amigos ya no son los mismos. Tano emprende el irremediable camino hacia la madurez. Que Juan José Ballesta (Planta 4ª) ha dejado de ser aquel pequeño "Bola" para transformarse en un consolidado actor que triunfa en festivales tan importantes como el de San Sebastián, es todo un hecho. Sin duda, Alberto Rodríguez (El factor Pilgrim) ha sabido elegir bien a su protagonista para encabezar un reparto con sorpresas, como Jesús Carroza, un joven sevillano que salió elegido en un casting de 3.000 personas cuando iba acompañando aun amigo, y Alba Rodríguez. Completa la plantilla de esta historia de iniciación, de un viaje hacia la madurez por parte de un joven, el polifacético Vicente Romero (Padre Coraje) que compagina su carrera de actor en cine, teatro y televisión.

Crítica

El hiperrealismo marginal de bulevares de sueños rotos, esquinas de mala muerte y vidas estrelladas es un subgénero de escaso cultivo en España. La coincidencia de tres títulos de semejante jaez en el curso cinematográfico que nos ocupa pone en evidencia el creciente interés por explorar tales ámbitos, con nobles y distinguidos antecedentes gracias, sobre todo, a la inercia del cine de Fernando León de Aranoa. 15 días contigo, Princesas y 7 vírgenes conforman este singular tridente de supervivencia urbana. Y no es caprichoso cotejar la tercera película de Alberto Rodríguez, firmante de un filme tan sugerente como El factor Pilgrim, con la impronta temática del director de Los lunes al sol, y es que 7 vírgenes tiene mucho del costumbrismo barriobajero y desolador de Barrio. Si bien la desesperanza inherente a ambos relatos es dispar. Barrio es más un retrato, un bosquejo extrapolable de un limbo generacional que tiene eco en casi cualquier rincón de una ciudad cualquiera. 7 vírgenes es menosambiciosa en ese sentido; no es, ni quiere ser, una película sobre la juventud, un chequeo, más o menos incisivo, sobre el vértigo universal de ciertas fases de la pubertad. Rodríguez tiene claro que su película, aún siendo deudora del naturalismo de cadencias documentales, es un drama con nombres y apellidos. Más allá de puntuales reincidencias en el abc de la epopeya urbana, 7 vírgenes dispara verdades como puños, esclavismos consustanciales a ciertas dinámicas de depresión pero sin aspavientos no solemnidades concentradas. El rigor de la propuesta es incontestable, en tanto en cuento alardea de ser lo que es: un paréntesis en una existencia miserable, destartalada por cortesía del sistema y el puñetero azar que te coloca, por menos de nada, a las puertas del infierno desde que tienes uso de razón. Una cinta muy creíble, extremadamente cercana, probable y ejemplar en su estructura dramática, en su caducidad indeseable definida por esas cuarenta y ocho horas de las que dispone Tano para reencontrarse con lo que fue y calibrar las opciones reales de comenzar a ser otra cosa. Pero la perra vida no está por la labor de darle cancha, y eso por pura matemática de la supervivencia, porque Rodríguez no se esmera en cargar las tintas del exilio interior de este antihéroe del asfalto. El drama cae encima por la propia lógica de su peso, nadie tira del hilo para precipitar el efectismo de la tragedia. Por eso funciona 7 vírgenes como un reloj, porque aletea ligera de principio a fin sin querer vivir de infladas apariencias o delirios de grandeza. Cinta muy coherente con su propia carta de naturaleza, disparada por aciertos de casting, por la excelente dirección de actores. Resulta que, aún con Concha de Plata a cuestas, Juanjo Ballesta tiene que ceder, en ocasiones al desbordante talento de algunos de sus compinches de correrías, empezando por un fresco y extraordinario Jesús Carroza, acaso la gran revelación, por el calibre de la irrupción, de esta tragedia que optimiza ejemplarmente la precariedad de sus medios.

Últimas películas del director Alberto Rodríguez
Últimas películas del género Drama