Morir en San Hilario

Morir en San Hilario

Sinopsis

San Hilario era un sitio de transición, ideal para ser enterrado, con su espléndido cementerio y la habilidad de sus gentes para organizar los mejores sepelios. En San Hilario, la gente moría en paz y tranquila. Cada uno de sus habitantes representa una actitud frente a la muerte, pero ahora, las prisas y la modernidad han dejado al pueblo sin trabajo. La llegada de Germán Cortés, un famoso pintor y nuevo cliente que desea morir en el pueblo, es un hilo de esperanza para sus habitantes que se van a esmerar para intentar remontar el negocio. Pero Germán se muere antes de llegar al pueblo, y en su lugar acogen, equivocados, a un prófugo de la justicia. Un gángster con el botín de un robo, que desea pasar unos días escondido de la policía de la capital y que no deshace el equívoco, asistiendo así, completamente atónito, a los preparativos de su propio entierro. Una comedia agridulce de Laura Maña (Palabras encadenadas) en la que la muerte se convierte en algo normal y cotidiano. Lluís Homar (La mala educación) es el protagonista de la película, en la que interpreta al falso Germán, y le acompañan Ana Fernández (Solas) y Ferrán Rañé (El embrujo de Shangai).