Casa de arena y niebla

Casa de arena y niebla

Sinopsis

La vida de Kathy Nicolo (Jennifer Connelly) es un verdadero desastre. Su marido le abandonó hace ocho meses porque ella quería tener hijos y él no, y su padre murió hace unos meses. Lo único que pudo dejarle a ella y a su hermano es una casa al lado del mar. Ella trabaja como limpiadora, y su sueldo es muy pequeño. Y esa casa es lo único que le queda, su refugio después de perder casi la vida por culpa de las drogas y el alcohol. Y lo único que le faltaba es que por culpa de un error burocrático, según el cual ella dejó de pagar unos impuestos empresariales que nunca han existido, recibe una orden de deshaucio para que abandone la casa. O sea, que se queda en la calle. Así, el inmueble es puesto a subasta por un precio muy por debajo de su valor real. Y esa oportunidad no la quiere desaprovechar Massoud Amir Behrani (Ben Kingsley). Él era coronel en su Irán natal durante el reinado del Sha, pero tras la caída de éste, tuvo que huir con toda su familia a los EE.UU. Su mujer, Nadi (Shohreh Aghdashloo), no domina demasiado bien el inglés, y tiene dos hijos, Soraya que se acaba de casar, y Esmail, que acaba de comenzar sus estudios universitarios. Pero desde han llegado, Behrani se ha visto obligado a trabajar en empleos muy modestos para poder mantener las apariencias, viviendo así por encima de sus posibilidades. Por eso quiere comprar la casa, y poder venderla posteriormente por un precio mucho mayor, y poder así salir del mal momento económico que viven. Pero Kathy quiere luchar para recuperar lo que considera suyo. Así, encuentra un aliado en Lester Burdon (Ron Eldard), el agente de policía que le ayudó en el desalojo de su casa, y que se ha enamorado de ella.

Últimas películas del director Vadim Perelman