Desapariciones

Sinopsis

Maggie Gilkeson (Cate Blanchett) es una mujer bella y joven que se dedica a trabajar a la tierra y que en sus momentos libres también ejerce de curandera. Además tiene que criar a sus dos jóvenes hijas, la adolescente Lilly (Eva Rachel Wood), y la pequeña Dot (Jenna Boyd). Pero hay un hecho en el pasado de Maggie que le hizo ser como es: su padre, Samuel Jones (Tommy Lee Jones), le abandonó cuando era solamente una niña. Y no quiere que a sus hijas les pase lo mismo. Pero un buen día Samuel regresa, después de haber pasado casi 20 años con los indios apaches, y quiere volver junto a su hija, pero ella se niega, y no perdona lo que le hizo en el pasado. Aunque un hecho terrible va a cambiar la situación: una tarde las dos niñas se marchan a pasear con un buen amigo de Maggie, Brake Baldwin (Aaron Eckhart), y ante la tardanza, ésta decide salir en su busca. Por desgracia, encuentra muerto a Brake, a Dot escondida tras unos matorrales, y Lilly ha sido secuestrada por Pesh-Chidin (Eric Schweig), un asesino psicópata con poderes místicos. Así Maggie pide ayuda a su padre, que es un excelente rastreador. Y es que Pesh-Chidin y su grupo de renegados atemorizan el territorio, secuestrando niñas adolescentes para venderlas como esclavas en México dejando atrás un rastro de muerte y terror. En una desesperada carrera contra el reloj Maggie y Jones deben dejar atrás sus diferencias y confiar el uno en el otro para tratar de alcanzar a los secuestradores antes de que crucen la frontera Mexicana y Lilly se pierda para siempre.