Peter Pan (2003)

Sinopsis

Antes de irse a dormir, la jovencita Wendy Darling (Rachel Hurd-Wood) siempre cuenta a sus hermanos menores historias sobre espadas, bravuconadas y temibles piratas, al frente de los cuales está el Capitán Garfio, un hombre legendario que no teme a nada ni a nadie, excepto al tic tac del reloj. Pero una fría noche, el padre de Wendy decide que apartir de ese momento, ya no habrá más historias. También ha llegado la hora para Wendy de que sea pulida su feminidad para el matrimonio. Y de eso se encargará la estricta tía Millicent (Lynn Redgrave). Lo que Wendy no sabe es que Peter Pan también adora las historias de la jovencita, y decide viajar una gran distancia sólo para escucharlas. Pero esa noche aparece en la habitación junto a la pequeña y celosa hada Campanilla (Ludivine Sagnier), y ahí empieza una gran pero a la vez temible aventura para Wendy y sus hermanos. Como si de una bandada de pájaros se tratara, los niños empiezan a sobrevolar los tejados de la ciudad de Londres, con rumbo al mundo mágico del País de Nunca Jamás, el lugar donde podrán vivir esas aventuras de las que Wendy hablaba en sus historias. Entre Peter Pan y los suyos ya no hay reglas ni mayores que quieran imponer su voluntad. Pero existe un peligro: el eterno enemigo de Peter Pan, el malvado Capitán Garfio, armado con su terrible garfio de acero en el brazo derecho, y al mando de deparavados piratas. Empieza la terrible aventura.