La feria de las vanidades

La feria de las vanidades

Sinopsis

Hija de un paupérrimo artista inglés y de una corista francesa, Becky (Reese Witherspoon) queda huérfana siendo aún una niña. A pesar de su corta edad, ya anhela una vida más glamourosa de la que el destino le ha deparado. Está decidida a conquistar la sociedad inglesa a cualquier precio y para conseguirlo usará todo su ingenio, astucia y sensualidad mientras trepa por la escala social de principios del siglo XIX. Su ascensión empieza cuando entra a trabajar para el excéntrico sir Pitt Crawley (Bob Hoskins). Becky se gana rápidamente la confianza de sus hijas y de Matilda (Eileen Atkins), la tía rica y solterona de la familia. La joven es consciente de que nunca será parte de la sociedad inglesa mientras no se mude a la ciudad. Por eso cuando Matilda la invita a vivir en su casa de Londres, no duda en aceptar. Allí se reúne con su mejor amiga, Amelia Sedley (Romola Garai), quien ha tenido una infancia cómoda y no comparte sus ambiciones. Sin alejarse de la familia que ya conoce tan bien, Beckyse casa en secreto con el heredero, el joven Rawdon Crawley (James Purefoy). Cuando Matilda se entera, echa a los recién casados de su casa. Napoleón invade Europa y Rawdon se hace voluntario para luchar en primera línea. Becky, embarazada, hace compañía y anima a la desesperada Amelia, cuyo marido George Osborne (Jonathan Rhys Meyers) ha sido llamado a filas. Becky da a luz un niño,pero la posguerra es dura, tienen poco dinero y aún menos comodidades. Más decidida que nunca a entrar en la sociedad de Londres y a vivir bien, Becky encuentra un protector en el poderoso marqués de Steyne (Gabriel Byrne).