El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey

El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey

Sinopsis

En el anterior episodio dejamos a la Comunidad del Anillo desmembrada en su intento de cumplir la misión que se les encomendó. Cada uno de sus miembros intenta hacer frente a su destino, que no es otro que el de salvar a la Tierra Media de las fuerzas del Señor Oscuro. Aragorn (Viggo Mortensen), Gimli (John Rhys-Davies) y Legolas (Orlando Bloom) convencen a los guerreros de Rohan con su rey Theoden al frente, de que deben ayudar a las exhaustas fuerzas de Gondor, cuya capital, Minas Tirith, es amenazada por las fuerzas de Sauron. Si los hombres triunfan en la batalla, Aragorn será el nuevo Rey de la Tierra Media, aunque para ello deberá viajar antes a los Senderos de la Muerte, donde deberá convencer a sus habitantes de que son necesarios en la batalla final. Mientras tanto Gandalf (Ian McKellan) dejará Rohan para trasladarse junto a Pippin (Billy Boyd) y así ayudar a la defensa de Minas Tirith, la ciudad en la que gobierna Denethor, padre del fallecido Boromir y de Faramir (David Wenham). Y por último Frodo (Elijah Wood) y Sam (Sean Astin) continúan el camino hacia Mordor, la tierra de Sauron, donde se encuentra el Monte del Destino, el lugar donde deben destruir el Anillo. Frodo está cada vez más debilitado, debido al peso del Anillo. Y por si fuera poco, el traicionero Gollum continúa acompañándoles y esperando la oportunidad para recuperar su preciado tesoro. Frodo deberá poner a prueba su lealtad y su capacidad de poder cumplir con su misión y salvar a la Tierra Media. Y es que el cometido de todos es luchar contra las multitudinarias legiones de enemigos, las criaturas de Sauron, con todos los sacrificios y pérdidas que ello conlleve. Es la mayor batalla jamás acometida, pero la Comunidad del Anillo debe seguir siendo fiel al sentido de su creación, que no es otro que destruir el Anillo.