Recién Casados

Sinopsis

Tom Leezak (Ashton Kutcher) es un joven que trabaja como comentarista del tráfico de una emisora de radio en el turno de noche. O sea, que su trabajo no le entusiasma demasiado, pero es un tipo muy trabajador que aspira a algo más, y además es un gran entusiasta de los deportes. Precisamente jugando con sus colegas en la playa a fútbol americano, pega un pelotazo sin querer a Sarah McNerney (Brittany Murphy), una guapísima joven que paseaba por allí con su perro. Entre ambos nace el amor. Lo que no sabe en un principio Tom es que Sarah procede de una familia muy rica, y muy pija, que además no ve con buenos ojos el rápido romance entre ambos. Y aunque el joven intenta integrarse en el círculo familiar y de amigos de ella, fracasando en el intento, Sarah está segura que es el hombre de su vida, ignorando los consejos de su padre y de su hermana, dando así el paso hacia el altar. La boda se celebra, aunque ambos tienen algún que otro secretillo que esconder. Contentos y felices, se disponen a comenzar su nueva vida de casados con unas altas aspiraciones sobre su futuro. Pero las cosas empiezan a torcerse en la mismísima luna de miel, en la que tienen previsto en primer lugar visitar un bonito hotel en Suiza, para trasladarse posteriormente a la bella Venecia, ciudad romántica por excelencia. Entre una racha de auténtica mala suerte en la que entre otras cosas, acaban con la instalación eléctrica de un hotel, y pasan la noche en el pequeño coche que han alquilado y que acabará en un precipicio, y la presencia del riquísimo ex-novio de Sarah, ambos pasarán una auténtica prueba de fuego que mostrará hasta donde llegan los límites de su joven amor.