Los novios búlgaros

Los novios búlgaros

Sinopsis

A sus cuarenta años, Daniel (Fernando Guillén Cuervo) es un homosexual de buena familia que disfruta de una desahogada posición social, un cómodo piso en un buen barrio de Madrid, un respetable bufete de abogado y una cordial relación con sus conservadores padres, hermanos y cuñados. Pero su vida privada se aleja un poco de tan convencional entorno. En sus ratos libres frecuenta el barrio gay de Madrid con sus amigos habituales, a veces a la caza de chicos guapos, últimamente todos extranjeros y especialmente rusos y búlgaros, tras el derrumbe del Bloque del Este. Será en una terraza de Chueca donde conocerá a Kyril (Ditrán Biba), un búlgaro atractivo y sin escrúpulos de 23 años, del que quedará perdidamente enamorado. El compañero perfecto que le llevará al borde de la desesperación, puesto que se mete en líos con mucha asiduidad. Cada vez le pide a Daniel más y más, muchas veces favores que están dentro de la ilegalidad. Pero la gota que colma el vaso es la llegada de la novia de Kyril, Kalina. Les acompañará a su boda en Bulgaria, les avalará con una importante suma de dinero, e incluso se jugará la vida al sacarle de la cárcel, entregando a las mafias búlgaras una peligrosa mercancía radioactiva. Demasiado para Daniel.