Última llamada

Sinopsis

Ciudad de Nueva York. Millones de personas hablan a través del teléfono, sean móviles o desde las cabinas al aire libre. En Manhattan ya sólo queda una cabina cubierta, de las de antes. En ella entra Stu Shepard (Colin Farrell), un relaciones públicas que miente más que habla. Stu vive pegado a su teléfono móvil a través del cual habla con sus clientes, rompiendo promesas una tras otra y mintiendo a todo el mundo. Incluso a Kelly (Radha Mitchell), propietaria de una tienda en la misma ciudad con la que está casado desde hace poco tiempo. Y es que Stu no quiere que su mujer sepa que está intentando llevarse a la cama a Pamela (Katie Holmes), una aspirante a actriz. Por eso, y para que Kelly no descubra la situación, Stu prefiere llamar a Pamela desde esa cabina cubierta que hay en Manhattan. Después de la última conversación, de repente suena el teléfono. Stu, intrigado, decide descolgar el teléfono: acaba de cometer el mayor error de su vida. Al otro lado del aparato hay una voz amenazante que sabe mucho de él. Pero lo peor es cuando la voz le asegura que si cuelga el teléfono, Stu morirá de un disparo del rifle de mira telescópica que sostiene el comunicante anónimo. Ha empezado el juego, al que se añade la policía, que llega al lugar después de que se haya producido junto a la cabina un acto terrible y violento. El capitán Ramsey (Forest Whitaker) intenta hablar con Stu, pero éste no puede decir nada sobre lo que está sucediendo, ya que el francotirador puede acabar con la vida de cualquiera de los que está allí.