Muere otro día

Sinopsis

Estamos en una zona desmilitarizada entre Corea del Norte y Corea del Sur. Un hombre llega a la costa haciendo surf sobre unas olas gigantes. Cuando se quita el traje de goma, descubrimos que se trata de James Bond ( Pierce Brosnan ), el agente 007. Allí debe cumplir su misión: investigar las ventas de armas que un militar efectúa, aunque realmente las intenciones de éste sean mucho más oscuras. Bond es capturado mientras lleva a cabo la misión, y es confinado y torturado. Catorce meses después, Bond es liberado a cambio de la entrega a Corea del Norte del malvado Zao ( Rick Yune ). La Agencia Nacional de Seguridad de los EE.UU. y el MI6 sospechan que Bond podría haber revelado algún secreto, y por eso M ( Judi Dench ) le suspende la licencia para matar. Pero 007 no quiere aceptar la situación: él sólo quiere atrapar a Zao, cueste lo que cueste. Así, el agente llega a La Habana, donde descubre una clínica en la que se realizan operaciones de sustitución de ADN. Allí conocerá a la misteriosaJinx ( Halle Berry ), una bellísima y peligrosa mujer. Bond encuentra allí a Zao, pero en el último momento éste se escapa. Las pistas llevan a Bond a Londres, más concretamente al multimillonario Gustav Graves ( Toby Stephens ), un importante hombre de negocios que ha creado el Icarus, un dispositivo de alta tecnología que permite dar luz solar allí donde se necesita. Posteriormente Bond viaja a Islandia, invitado por Graves, para mostrarle el poder del Icarus. Allí se traslada también, Miranda Frost ( Rosamund Pike ), la asistente personal de Graves. Y cómo no, también estará allí la misteriosa Jinx. Allí Bond descubrirá que Zao y Graves son aliados. Pero ahí no acabará todo: será en Corea, el lugar donde todo empezó, donde deberán ajustar cuentas Bond y sus adversarios. Si hay que morir, que sea otro día.