Escandaloso abandono escolar

En un momento de crisis como el actual, aunque la formación no lo resuelve todo, es cierto que es mejor estar más formado que menos. Eso es lo que dicta el sentido común. Sin embargo, España va contracorriente. Mientras que en el conjunto de Europa la tasa de abandono se ha reducido en casi un 2%, hasta llegar al 14,9% (que sigue siendo mucho), en España vamos más allá y llegamos a la increíble cifra del 31,9%, más que doblando los números del promedio europeo. Si esta cantidad de abandonos es escandalosa, es peor no ver atisbos de que el problema se vaya a solucionar.

Los partidos políticos no se ponen de acuerdo para sacar a luz un sistema educativo estable (que perdure más de lo que está un partido político en el poder), y que busque la formación de los adolescentes en lugar de limitarse a adoctrinarles ideológicamente. Y mientras tanto, la cualificación y el conocimiento, aspectos clave para las economías modernas, quedan como materias pendientes. Hasta que esto perdure, las dificultades para encontrar trabajo en España, que son muchas, serán todavía más grandes: por eso se entiende que más del 40% de los jóvenes españoles se encuentre desempleado.