Sobre 'La última cima'

Me gustaría hablar de uno de los estrenos cinematográficos más rompedores que ha habido últimamente en las salas de cine. Se trata de La última cima. Y digo "rompedor" porque no sólo es una película diferente a las demás, sino que ha mostrado un cine diferente al que estamos acostumbrados. Diferente en tema y formato: es un documental que habla de la vida de un cura que murió el año pasado descendiendo el Moncayo, contada por aquellas personas que mejor le conocieron. No parece que merezca la pena pagar una entrada (que no andan regaladas precisamente) por ver eso. Y, sin embargo, la otra gran diferencia que marca esta película es que ha ido llegando a las salas de cine de aquellas ciudades donde la gente la ha ido pidiendo. Una distribución "democrática", que podríamos decir.

Y todo con el marketing más efectivo: el boca a boca, llevado a cabo por personas que han salido maravilladas del cine, recomendándola encarecidamente... ¡Vaya con el documental del cura! Y es que es difícil encontrar hoy una película en las salas que te haga reír, emocionarte, pensar, volver a emocionarte, volver a reír, pensar más allá... Todo un reflejo de lo humano y todo un desafío a la vez. Como escalar una montaña. Quien se atreva a verla se va a llevar una grata sorpresa. Una vida tan auténtica y bien vivida como la de Pablo, el protagonista, siempre resulta sorprendente y motivadora, y ayuda a romper ese muro de clichés que muchos se empeñan en poner ante las personas como él.