Las diferentes visitas del Papa

Empresarios y sindicatos han puesto el grito en el cielo porque, en plena crisis, el Gobierno socialista portugués ha decretado día de fiesta nacional el de la visita a Fátima del Papa. En España parece -de momento- que no se llegará a tanto, aunque el Gobierno del PSOE nos obliga a pagar a todos, de nuestros impuestos, unas docenas de millones de lo que costaría el que venga; y eso sin contar los costes indirectos, y los chanchullos, que sería un milagro que sean peores aún que los costes multimillonarios en corrupciones de su visita a Valencia.

Es la mala conciencia de unos falsos progresistas que acaban dando al clero mucho más que las derechas. Nunca el PP aumentó el 'impuesto religioso', ni dio tanto dinero nuestro de mil otras formas a los obispos, ni les cedió tan gran parte de la enseñanza pública. Por el contrario, en países donde los católicos son más religiosos, y están menos politizados, como en Inglaterra, son ellos mismos los que piden que la próxima visita del Papa sea, como la anterior a ese país, pastoral, no como Jefe de Estado, a costa de sacarle el dinero a todos. porque esa sustracción que no crea muchas simpatías hacia la Iglesia, aparte de que sería blasfemo pensar que la aprobara Jesús, quien tampoco reclamaría nunca ser tenido por Jefe de Estado, ni para facilitar su misión: "Mi reino no es de este mundo". Pero como se ve, hay algunos que se creen más listos que él; y otros que -por ignorancia, miedo, o sacar tajada- se hacen cómplices de esa falsificación de su doctrina.