Directivo joven y prepotente

Hoy en día, tanto en el ámbito de la banca como en el sector empresarial o la Administración Pública, existen muchos directores o cargos similares entre jóvenes entre 30 y 35 años aproximadamente. Estas personas suelen tener poca experiencia en el puesto pero se quieren comer en el mundo en poco tiempo y van arrasando por donde pasan. Ni que decir tiene que no se sienten cómodos entre compañeros que han pasado de los 50 y se acercan a la jubilación, más bien les estorban, y si pueden tratan de relegarlos a un segundo plano. Yo me pregunto si es que nacieron enseñados, pero señores lectores, torres más altas cayeron, y caerán seguro.