Destruir el planeta

Ése parece ser el objetivo de algunos mandatarios, como Bush, que se niegan a firmar el Protocolo de Kioto, siendo EE UU el país más contaminante del mundo.

Claro está, que eso no le preocupa demasiado al señor Bush, ya que las consecuencias del cambio climático las sufriremos nosotros, nuestros hijos, y no sé si nuestros nietos, y para entonces el planeta puede que esté casi destruido y la raza humana extinguida.

Aunque salvar el planeta es tarea de todos, las organizaciones políticas con mayor peso en el mundo deberían comenzar a dar ejemplo y empezar a presionar a este señor que representa a EE UU, y que no nos trae otra cosa que guerras, contaminaciones, amenazas nucleares...