Nadie respeta los asientos reservados

Hace unos días salía 20 minutos publicada una noticia haciendo referencia a la falta de asientos reservados para ancianos, embarazadas o personas con dificultad de movilidad en los trenes de cercanías de Renfe.

Por el contrario, los autobuses, metros, trenes de Ferrocarrils Catalans y tranvía sí que disponen de ellos.

Esta carta es una llamada a todos los usuarios para que respeten esos asientos para la gente para la que está reservada. Hace siete meses tuve un bebé. Pocas fueron las veces en las que personas que ocupaban dichos asientos me dejaron sentar. Es más, en alguna ocasión me tuve que levantar yo para cederlos a personas mayores. Ahora me fijo más y realmente la gente hace caso omiso a las normas de uso de dichos transportes.

Seamos personas civilizadas y levantemos la vista de nuestro ombligo, para fijarnos en las necesidades de los demás. Así conseguiremos que sea más fácil alcanzar la felicidad.