Culpables de la nevada

Si hay culpables de la nevada, éstos son la naturaleza; nosotros, por confiar en los medios de transporte inoperantes; nosotros, por confiar en políticos que no nos merecemos, y los políticos que, en su poltrona, nos ignoran y no conviven con la gente de la calle.

Tuve la suerte de regresar a mi domicilio (Parets), haciendo autoestop en la Meridiana con Fabra i Puig. Un buen ciudadano de la Llagosta me llevó hasta Mollet (estación), donde tenia mi coche.