El futuro que viene

Tengo 18 años y dentro de poco tendré que decidir qué carrera estudiaré y, para ello, de qué asignaturas me examinaré en Selectividad. Mi generación va a ser la primera de esta nueva ley de educación, según la cual se da más importancia a las materias de modalidad que a las comunes, aunque a la hora de hacer la Selectividad, las asignaturas comunes a todos los bachilleratos siguen siendo importantes y disponen de menos horas de clase.

Lo más ilógico de esta nueva ley de educación es que cada carrera puntúa más unas asignaturas que otras. Eso no lo sabíamos cuando escogimos el bachillerato que queríamos hacer, así que algunos están cursando materias que no les servirán para entrar a la carrera que quieren seguir.

Finalmente, creo que esta ley, en lugar de fomentar los estudios universitarios entre la juventud, está poniendo aún más obstáculos y, por lo tanto, está fomentando la no formación de las generaciones que dentro de poco tiempo tendrán que hacer avanzar al país.