Los disturbios en Francia

«Francia expulsará a los extranjeros implicados en la ola de violencia». Despropósito y diálogo de sordos, porque la revuelta proviene sobre todo del ‘no podemos más’ de los franceses de origen extranjero, pero franceses.

A estas alturas, hasta sus padres han nacido en Francia. Tienen las mismas obligaciones que cualquier ciudadano galo, pero la mitad de los derechos, llevan 40 años pudriéndose en guetos sin porvenir. El toque de queda les recordará que están igual de admitidos que sus abuelos hace unos cuantos (muchos) años. Liberté, égalité, fraternité. Francia miente.