Los mendigos de San Esteban

¿No está el botellón prohibido? ¿Y no lo está también orinar en la calle? ¿O es que acaso está permitido hacerlo delante de niños?

Bueno, pues esto es lo que hacen todos los días los señores que están afincados en el jardín de San Esteban. Luego que denuncien a jóvenes que se toman una copa en el capó de su coche, aunque después lo limpien.