Algunos gastos

El Gobierno ha gastado 90 millones en vacunas para la gripe A, cuando todo el mundo estaba de vuelta acerca de la escasa malignidad de dicha enfermedad que, creo, todos hemos sufrido, sin consecuencias graves, en nuestras familias. Los expertos no apoyaban esta inversión por parecerles excesiva e innecesaria. Pero las grandes farmacéuticas pesan más.

El Gobierno ha pagado 82 millones a sus asesores. No sabemos en qué temas asesoran, y debería saberse. Y, a pesar del anuncio de austeridad, no se ha tomado ninguna medida para limitar a los altos cargos que, entre los 17 ministerios, alcanzan el millar. Mucha gente para unas posiciones tan bien remuneradas. La austeridad sólo es aplicable a los de siempre.