Harta de tanta queja

Que si no se puede aparcar en Murcia, que si ‘no’ al parking de San Esteban y avenida de la Libertad… ¿En qué quedamos? Éste es el siglo de las quejas, a todo le ponemos pegas, aunque el tema no nos ataña.