Hacia la eutanasia

He leído en la reacción de los políticos de Murcia ante las declaraciones de un ex consejero de Sanidad, médico de profesión, que se enorgullecía de haber practicado la eutanasia con algunos de sus pacientes, y me parece inhumano que se considere la posibilidad legal de ayudar a morir a alguien. Y más cuando la sugerencia viene de un profesional de la medicina en cuyo código ético pone textualmente en el artículo 28, apartado 1: «El médico nunca provocará intencionadamente la muerte de un paciente, ni por propia decisión ni cuando el enfermo o sus allegados lo soliciten ni por ninguna otra exigencia».

Como dice un amigo, médico, es más fácil y está de moda proclamar el derecho a una muerte digna que a una vida digna hasta el final, pero los médicos que tratan con pacientes terminales jamás se encuentran a un paciente o familiar que, correctamente tratado, viviendo libre de dolor y de otros síntomas para los que hay tratamiento, rodeado del cariño de los suyos, exigiera acelerar su muerte.