Boicot a Catalunya

La campaña que se está haciendo a través de Internet y con mensajes al móvil para que se boicoteen los productos catalanes en represalia por el proyecto de Estatuto me parece un tremendo error. Es hipócrita decir que no se va contra Catalunya, sino contra sus políticos y hacer pagar las culpas de estos a los ciudadanos y a las empresas catalanas. Es una injusticia en relación a las empresas afectadas, algunas de las cuales puede que estén participadas por capital no catalán, y también con los trabajadores de las mismas, muchos de los cuales puede que no sean catalanes.


Pero sobre todo es una gran equivocación pensar que con esta campaña se defiende la unidad de España. Todo lo contrario: a lo que contribuye es a despertar o incrementar el sentimiento antiespañol en muchos catalanes.