El alcalde y la urbanista

Señor alcalde de Alicante, si me lo permite, le voy a dar mi opinión sobre la situación actual de los principales temas urbanísticos en nuestra ciudad, que no cortijo de nadie. Si no me lo permite, me da igual, me acojo al art. 20.1. a) de la CE.


–El emplazamiento del Palacio de Congresos en el Benacantil sigue acumulando sentencias en contra (va para récord). Pero, desgraciadamente, sigue sin construirse en sitio alguno.


–La lentitud en los trabajos del imprescindible nuevo PGOU es tal que hasta va a permitirle a usted mismo encargarse «directamente» de la tramitación final.


–Por el contrario, la velocidad de las obras de construcción de un tanatorio-crematorio en la avenida Alcalde Lorenzo Carbonell es tal que está compitiendo con Fernando Alonso para la próxima pole position.


–Otra competición, ésta de Libro Guinness, se disputa entre el Estatut de Cataluña y el plan de Rabassa para el proyecto con mayor número de detractores.


–El caso de las harineras, también en los tribunales. En lugar de blanco, parece estar bastante negro.


–La actuación en el hotel del Plantío huele peor que el Barranco de las Ovejas en sus mejores tiempos.


–¿Cuándo va a terminar el ‘ramadán’ de Urbanismo  con la mezquita y se va a ejecutar el fallo de los juzgados?


–¿Quién va a sacar beneficios de la paralización del centro social de Cabo Huertas? Desde luego que los perjuicios son para los vecinos.


Señor alcalde, con este panorama, ¿cree que su partido va a ganar realmente las próximas elecciones municipales del año 2007, salvo que cese de modo inmediato a la concejal de Urbanismo y rectifique el rumbo de esta Concejalía? Pues va a ser que no. Se despide atentamente, Miguel Á. O. T.