Vendedores de armas

En estos días he tenido conocimiento, a través de un informe de varias ONG, que España ha pasado en 2008 a ser el sexto exportador de armas en el mundo, lo que implica el dudoso honor de haber ascendido tres puestos respecto al año 2007.

¿Sobre qué bases de regulación del comercio de armas está actuando nuestro Gobierno? ¿Qué tipo de armas se están exportando y a qué países? Todas estas preguntas nos las deberíamos hacer como ciudadanos de un Estado en el que el respeto por los derechos humanos ha de ser su máxima preocupación y, por tanto, también deberíamos estar muy atentos con el destino final de la exportación de armas desde nuestro país.

El Gobierno debe plantearse ejercer un control más estricto sobre los países destinatarios de las armas, evitando que puedan llegar a otros que estén inmersos en conflictos, como el caso de Colombia, Marruecos, Israel o Sri Lanka.