Todos igual a la hora de pagar

Se habla mucho de las desigualdades en la distribución de riquezas. ¿Y qué se hace para eliminar la brecha entre ricos y pobres? Los ricos no quieren prescindir de sus extravagantes comodidades. El cambio es necesario y tendrá que ser forzoso y pasa por la educación y concienciación.

Todos asumimos que un desequilibrio en el ecosistema da al traste con la vida de especies animales o vegetales, que es una cadena. Pues lo mismo ocurre con la vida del ser humano en sociedad. Los futbolistas (dedicados a una labor que disfrutan y les apasiona) deben comer, vestirse y vivir en un pueblo o ciudad donde un ejército de trabajadores de a pie (de los que seguro el 100% no se sienten realizados profesionalmente con su trabajo) garantizan el alimento, vestuario y el funcionamiento de los pueblos y las ciudades.

Sin el trabajador que produce un simple tornillo o remaches, no habrían coches ni aviones, y así cualquier otra tecnología. Todos aportamos a la sociedad y todos somos necesarios. Para que exista un famosillo, debe existir un barrendero y todos construimos la sociedad. Por eso, muy de acuerdo con el galáctico Raúl, los impuestos deben ser iguales para todos.