Existen soluciones

Escribir sobre corrupción, corruptores y corrompidos, a estas alturas, causa verdadero asco. Caer más bajo ya resulta prácticamente imposible. A nadie se le oculta que, desde hace bastante tiempo, el PP está necesitado de un saneamiento integral a fondo que sólo podría llevar a cabo Mariano Rajoy, caso de estar totalmente convencido de que, con el gallinero actual, nada o muy poco se lograría políticamente hablando.

La derecha española en general y más en concreto el Partido Popular, siguen teniendo mucho que ofrecer defendiendo sus postulados: no a la subida de impuestos que machaca a la clase media, mejorar la seguridad ciudadana revisando la Ley del Menor, un estudio sobre la cadena perpetua para crímenes horribles, reducir la Administración (eliminando todos los cargos de asesores y confianza, etc.), devolver la autoridad a los profesores en el aula, una reforma de la Ley del Aborto, de la enseñanza, legislación laboral, etcétera.

Ahora lo importante sería saber si Rajoy está dispuesto a jugar y defender las cartas que le han tocado. Para ello, no necesita a ninguno de los facinerosos que tanto daño le están causando al partido con sus maniobras y descarado enriquecimiento.