Jóvenes sexualmente perdidos

Me parece increíble que la gente que más protesta por el curso de sexualidad son los que menos se sientan hablar con los jóvenes (o sus propios hijos) para contestarles todas sus preguntas (sin prejuicios) sobre sus dudas.

Yo me escandalizo cuando oigo a los amigos de mi hijo hablar sobre el tema, las lagunas que tienen son de escándalo. No me extraña después de oír lo que estoy escuchando de los adultos, que se escandalizan por pronunciar la masturbación o las bolas vaginales o del propio placer que todos buscamos aunque sea en la soledad de nuestra intimidad. Viva la hipocresía. Así están nuestros jóvenes, perdidos en una laguna, sin orilla.