Chupar de los hambrientos

Todos los años se celebra una manifestación contra la pobreza en el mundo. Sus participantes intentan concienciar a la población, con distintas pancartas y representaciones, sobre el número cada vez mayor de hambrientos -ya más de mil millones-, de la injusta distribución de la riqueza, del consumismo derrochador que agrava la situación del Tercer Mundo, etcétera. Pero este año una asociación ha llevado en Madrid varios paneles enormes, de varios metros, que situó en cabecera de la manifestación tapando lo más posible a los demás, en los que sólo figuraba las siglas de su organización y lo estupenda que era.

¿Qué pasaría si otros imitaran su mal ejemplo, convirtiendo el acto es un desfile de publicidad de organizaciones? Hasta los sindicatos, que a veces inundan con sus banderas otras manifestaciones reivindicativas, hasta hacer invisibles sus objetivos, tuvieron esta vez el pudor de no hacerlo, a pesar de cargar con gran parte del peso organizativo del acto. De verdad, ese chupar cámara a costa de los hambrientos, señores adventistas de ADRA, ¿no les da vergüenza?